"Todos los artículos que aparecen en este blog, son producto de la imaginación, no tienen nada que ver con hechos reales".

viernes, 24 de octubre de 2008

ICTUS (final)

Podéis imaginaros lo nerviosa que se puso al enterarse de la noticia quería ir corriendo para estar con su familia, sus hijos estaban veraneando con ellos, y el solo pensar en los niños también….después de hablar con uno y con otros prometió no ponerse nerviosa y estar de vuelta el domingo, y así la dejaron marchar, era jueves.
Llegaron a las 8 de la noche y dejaron que entrara a la UCI, su padre estaba todo entubado pero abrió los ojos unos minutos y ella preguntó –papá como estas?- Y él con la cabeza asintió que bien.


Para colmo, su cuñada que estaba embarazada, dio a luz a su sobrina al día siguiente, con los nervios se le adelantó el parto, fueron cuatro días moviditos pero…..para alegría de todos….. todo salió bien.
El domingo de vuelta al hospital, no sin antes haber estado también con sus hijos y entre abrazos y más abrazos, su hijo dijo – mamá, estoy muy orgulloso de ti, no esperaba verte tan pronto y encima andando-.
En Septiembre le dieron el alta, debería seguir yendo al hospital a su rehabilitación, todas las mañanas la esperaba a la puerta de su casa una ambulancia que la llevaba y la traía.
Ningún tratamiento, puesto que lo que le había provocado el ICTUS había sido ese medicamento y quitándolo…… no había más problema.


Empezó su vida en su casa, al principio le costaba, su marido y sus hijos siempre atentos, pero ella dijo que tenía que empezar sola a hacer las cosas de la casa, a ducharse a seguir siendo independiente como…antaño, y así lo hizo con mucho esfuerzo y trabajo preparaba las comidas, cortaba la cebolla, pelaba las patatas, hacía el sofrito, siempre con su mano izquierda, deseaba ir a la revisión para demostrarle a ese dichoso médico que aunque más lenta hacía las cosas con su mano.
Los médicos alucinaban incluso se había atrevido a coser de nuevo, les parecía imposible que pudiera hacer movimientos tan finos, pero es que ella……ella no quería depender de nadie aún era muy joven y debía defenderse como siempre.
Sus hijos siempre apoyándola, pendientes de ella, su marido un tanto de lo mismo y ella aunque ni al día de hoy se explica porque le ocurrió les agradecía todo.
Han pasado ocho años, no es la misma tiene algunas secuelas apenas perceptibles por la gente, pero que ella sabe que tiene. Es feliz comparte todo con su familia…sus amigos…..y lo mejor es…que logró recuperarse con mucho esfuerzo y ella y todos se sienten orgullosos de lo que hizo durante este tiempo.
Espero que os haya gustado este relato real de alguien que un día se le trunco su vida no sabiendo el porqué pero que a base de mucho esfuerzo está viva y puede contarlo.
Hay que vivir el día a día, dar amor y ser feliz, porque no sabemos que nos puede pasar al siguiente.
Saluditos.
LEZ

19 comentarios:

Marinel dijo...

Admiro profundamente a la protagonista del relato.Admiro su espíritu de lucha y sacrificio, sus ganas de vivir, de ser lo que siempre había sido y conseguirlo.
Me alegra una barbaridad que haya habido un final feliz tras tanto sufrimiento.
Me siento inmensamente feliz de que nos lo hayas contado y concienciado sobre lo que tiene valor en la vida, sobre la vida en sí y el aferrarse a ella con el alma...
Enhorabuena.
Un millón de besos.

Natacha dijo...

Acabado este triste capítulo en la vida de una persona, es hora de cerrar el libro... abrir uno nuevo y comenzar a escribir una nueva historia donde la tristeza, el dolor y la desesperación no tienen cabida...
Juntas podemos ¿pudimos con otras cosas, no es cierto?
Un beso, cielo.
Natacha.

Robledo de Chavela(Madrid) TELF 639852178 dijo...

pues estoy totalmente deacuerdo con natacha..........es ya tiempo de pasar pagina.......la vida es muy corta y hay que sacarle el màximo partido...porque lo que vivamos es lo que nos vamos a llevar ¿no te parece?
besos

Leznari dijo...

Marinel, te contaré un secreto, la protagonista de esta historia soy yo misma, hace ocho años se me truncó mi vida por este inesperado accidente cerebral, pero como bien he contado a base de mucho esfuerzo y por supuesto fuerza de voluntad logré superarlo.
Hay días que si me levanto con el pie torcido lo recuerdo..pero otros ...veo como luce el sol y pienso...esa luz soy yo.
Besitos.
LEZ

Leznari dijo...

Exacto Natacha, tu viviste esta historia de lleno, tenía un borrador escrito desde hace años y quise terminarlo y compartirlo con vosotros.
Ahora empezaré a escribir un nuevo borrador....dando gracias por seguir entre vosotros.
Besitos cariño.
LEZ

Leznari dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Aguabella dijo...

LEZNARI
Quienes te conocemos en este mundo bloguero te tenemos mucho cariño y admiración, hoy te puedo decir bien alto que eres GRANDE hermosa, has superado este trágico "accidente" con una envidiable fortaleza, tienes que estar muy orgullosa de ser fuerte y especial.
Como dice Natacha...pasa página porque Dios te ha dado la oportunidad de vivir y nacer de nuevo.

Un besito preciosa

Marinel dijo...

Lez, imaginaba que eras tú,pero no quería abrumarte por si no querías contarlo.
Reitero lo dicho en el comentario anterior y no formo parte de tu familia,pero estoy muy orgullosa de ti y a partir de este desahogo necesario...a seguir adelante como hasta ahora, aferrándote a esas ganas de vivir cada día con la sonrisa puesta y el alma llena de luz.
Otro millón de besos.
¡No te quejarás,hoy te he hecho millonaria de besos!

Adrisol dijo...

A veces hay que pasar por mucho sufrimiento para tener un final feliz.Ese final sólo se consigue con voluntad, paciencia y en un autoperdón.
hay que vivir el día como si fuera el último......
un abrazo enorme, amiga en la red..................

Leznari dijo...

Mi querida Agua...bella!!! quisé compartir con todos vosotros mi accidente, quizá para demostrarme a mi misma que ya lo he superado, no pretendo dar pena, solo por mi propio "ego" demostrarme que este capitulo pasó y lo tengo superado, aunque hay días....que aún me levanto con el pie izquierdo y me sigo preguntando porque me tuvo que ocurrir a mi, pero..poco a poco espero no tener que seguir recordandolo.
Gracias y besitos cariñosos.
LEZ

Leznari dijo...

Marinel mi amiga de levante;), supuse que lo sabias por eso quizá quise decirlo claro, ya no me importa que la gente sepa lo que me ocurrió, no fue culpa mía, un mal médico me indico un tratamiento y no se preocupó de lo me ocurría cuando lo comenté, pero ya...es agua pasada no puedo volver al pasado, ocurrió y al menos no me repitió y ahora puedo contarlo.
Pena me dá las personas que no tuvieron la suerte que yo tuve, quizá por ser una persona sana y joven.
Asi mismo cuando recuerdo al padre de Martín, lo recuerdo con pena por no haberlo superado.
Jejejeje hoy estoy invadida de babas tuyas, (es broma), pero me ha gustado.
LEZ

Leznari dijo...

Mi querida Robledo, acuerdate cuando retomamos el tiempo perdido,cuando te conté esta historia como te quedaste y como me admiraste al verme de nuevo.
Ahora borrón y cuenta nueva una vez compartida toda esta historia con mis amigos blogueros, me quedo más satisfecha al informar lo que es y acarrea un "ICTUS".
Besitos mi niña.
LEZ

Leznari dijo...

Adrisol, exacto hay que autoperdonar.....en un principio sentí odio por esa ginecóloga, por no saber cumplir bien su trabajo, con el tiempo he perdonado, todos somos humanos y quizá a ella la pillé en una étapa de su vida un poco desorientada, es lo que pretendo pensar por lo ocurrido.
Besitos linda.
LEZ

Martin dijo...

Bueno amiga, ya he leido tus post de este tan trágico acontecimiento y que felizmente la protagonista ha logrado salir adelante por el esfuerzo, perseverancia y las ganas de vivir por la familia.
Es admirable la recuperación de tan brutal padecimiento, pero como dices ya todo está bien, sólo quedarán las cicatrices en el corazón del sufrimiento que un día fue truncado por un error medicamentoso.


Un besito Leznari.

victor Rocco dijo...

hola me encantaria formar un enlace contigo, tu decides , chao gracias.

Leznari dijo...

Exacto Martín, quedan cicatrices que no creo que desaparezcan nunca, un mal tratamiento pudo truncar mi vida para siempre.
Siento mucho lo de tu padre, en serio, cuando lo leí pensé en mi...en la suerte que tuve.
Muchos besitos amigo mio.
LEZ

Leznari dijo...

Hola Victor, gracias por entrar a visitarme, no me importa que me enlaces, iré a conocerte.
Saluditos.
LEZ

Elsis dijo...

Lez querida, te quiero y te admiro! has ganado la batalla, sos una persona maravillosa y ahora estás bien porque con mucha voluntad y mucho esfuerzo lograste vencer...

Ahora como dice Natacha, hay que comenzar una nueva historia donde la tristeza no tenga cabida...

Besitos amiga preciosa!!!

Leznari dijo...

Asi es Elsis, gané una dura batalla, y por eso quise compartirlo con vosotros, mis amigos blogueros,ahora empecé una nueva vida y estoy feliz, aunque como he comentado algunas veces tengo algún que otro altibajo.
Besitos mi querida amiga.
LEZ